Mundo Fusion

jueves, abril 20, 2017

20 de Abril...


Dedicada a mi Muy Mejor Amiga Reina Meiga 
de aquel 20 de Abril de aquel maravilloso Año...
(Morgana FromAvalon)

jueves, marzo 30, 2017

Quién va allí...?

**************************************
Canto a mi mismo
Walt Whitman
**************************************
20
 "¿Quién va allí?
Grosero, hambriento, místico, desnudo... ¡quién es aquél?
¿No es extraño que yo saque mis fuerzas de la carne del buey?
Pero ¿qué es el hombre en realidad?
¿Qué soy yo?
¿Qué eres tú?
Cuanto yo señale como mío,
Debes tú señalarlo como tuyo,
Porque si no pierdes el tiempo escuchando mis palabras.
Cuando el tiempo pasa vacío y la tierra no es mas que cieno y
podredumbre,
no me puedo parar a llorar.
Los gemidos y las plegarias adobadas con polvo para los inválidos;
y la conformidad para los parientes lejanos.
Yo no me someto.
Dentro y fuera de mi casa me pongo el sombrero como me da la gana.
¿Por qué he de rezar?
¿Por qué he de inclinarme y suplicar?
Después de escudriñar en los estratos,
después de consultar a los sabios,
de analizar y precisar
y de calcular atentamente,
he visto que lo mejor de mi ser está agarrado de mis huesos.
Soy fuerte y sano.
Por mi fluyen sin cesar todas las cosas del Universo.
Todo se ha escrito para mi.
y yo tengo que descifrar el significado oculto de las escrituras. 


Soy inmortal.
Sé que la órbita que escribo no puede medirse con el compás de un
carpintero,
y que no desapareceré como el círculo de fuego que traza un niño en la
noche con un carbón encendido.
Soy sagrado.
Y no torturo mi espíritu ni para defenderme ni para que me comprendan.
Las leyes elementales no piden perdón.
(Y, después de todo, no soy mas orgulloso que los cimientos desde los
cuales se levanta mi casa.)
Así como soy existo. ¡Miradme!
Esto es bastante.
Si nadie me ve, no me importa,
y si todos me ven, no me importa tampoco.
Un mundo me ve,
el mas grande de todos los mundos: Yo.
Si llego a mi destino ahora mismo,
lo aceptaré con alegría,
y si no llego hasta que transcurran diez millones de siglos, esperaré...
esperaré alegremente también.
Mi pie está empotrado y enraizado sobre granito
y me río de lo que tu llamas disolución
por que conozco la amplitud del tiempo..."

lunes, marzo 27, 2017

Elegía...

********************************
Elegía (El rayo que no cesa)
Miguel Hernández
********************************
 "(En Orihuela, su pueblo y el mío, se
me ha muerto como del rayo Ramón Sijé,
con quien tanto quería.)

Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.

Alimentando lluvias, caracolas
y órganos mi dolor sin instrumento.
a las desalentadas amapolas

daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento.

Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.

Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.

Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.

En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofes y hambrienta.

Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte a parte
a dentelladas secas y calientes.

Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte.

Volverás a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de las flores
pajareará tu alma colmenera

de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.

Alegrarás la sombra de mis cejas,
y tu sangre se irán a cada lado
disputando tu novia y las abejas.

Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.

A las aladas almas de las rosas
del almendro de nata te requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero..."

 
"Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor. Pocos poetas tan generosos y luminosos como el muchachón de Orihuela cuya estatua se levantará algún día entre los azahares de su dormida tierra. No tenía Miguel la luz cenital del Sur como los poetas rectilíneos de Andalucía sino una luz de tierra, de mañana pedregosa, luz espesa de panal despertando. Con esta materia dura como el oro, viva como la sangre, trazó su poesía duradera. ¡Y éste fue el hombre que aquel momento de España desterró a la sombra! ¡Nos toca ahora y siempre sacarlo de su cárcel mortal, iluminarlo con su valentía y su martirio, enseñarlo como ejemplo de corazón purísimo! ¡Darle la luz! ¡Dársela a golpes de recuerdo, a paletadas de claridad que lo revelen, arcángel de una gloria terrestre que cayó en la noche armado con la espada de la luz..!" (Pablo Neruda)

viernes, marzo 24, 2017

Con la frente marchita...


"No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió..."
(Joaquín Sabina)

lunes, marzo 20, 2017

The Mummer's Dance...



"Cuenta la leyenda que el origen de la primavera está en el regreso de la Diosa Perséfone del inframundo a la superficie, a la tierra, entonces las flores muestran sus mejores colores, pero cuando regresa a los infiernos también las flores mueren de tristeza.

Perséfone diosa de la fertilidad y el trigo es hija de Zeus.

La joven diosa se encontraba recogiendo flores con las ninfas cuando súbitamente se abre la tierra y el Dios Hades, su tío y Dios de los Infiernos, la secuestra y se la lleva a su reino.

Es que Hades, Dios de los muertos, cuyas almas custodia en su reinado y les frena el regreso al mundo de los vivos, se había enamorado de su sobrina, hija de su hermano Zeus.

Dicen algunas leyendas, que precisamente fueron Zeus y su esposa Deméter quienes aprobaron que su hija fuese llevada al inframundo, donde sería coronada Reina de los Infiernos, y así fue.

Hades asistido por demonios y genios, reina en los Infiernos, sobre los muertos, siendo un amo despiadado que no permite volver a la tierra a ninguno de sus súbditos, los muertos.

Su nombre significa el Invisible, pero era sólo ocasionalmente mencionado, pues se temía incitar su cólera pues era implacable. Pero el hombre siempre ha encontrado la manera de lograr sus objetivos, aunque de formas ocultas y misteriosas. De esta manera le mencionaban por eufemismos y aludiendo a las riquezas inagotables de la tierra, tanto las de cultivada como las de las minas que encierra, se le llamaba Plutón que en la Grecia clásica significaba rico.

Cuenta la leyenda que la tristeza de Deméter, era inmensa por lo que su esposo Zeus se arrepintió y ordenó a Hades que devolver a su hija. Pero ya esta estaba encadenada a los mundos inferiores. Pero el Dios de los muertos estaba renuente y se buscaba una solución.

Entonces Zeus dispuso que la joven diosa pasara parte del año en los confines de la Tierra, junto a Hades y la otra parte sobre la tierra con su madre.

Así surgen las cuatro etapas climáticas: primavera, el verano, otoño e invierno. Durante seis meses otoño e invierno, la tierra queda estéril y reverdece durante la primavera y el verano, justo cuando Perséfone regresa a la superficie a vivir con su madre..."
(http://www.analitica.com/tendencia/el-dios-de-los-muertos-y-persefone-la-diosa-de-la-primavera/)

domingo, marzo 19, 2017

La Sacerdotisa del Mar...

*********************************
La Sacerdotisa del Mar
(Dion Fortune)
*********************************
"Me contó cómo, a través de su conocimiento de la Sacerdotisa de la Luna que había llegado hasta ella por medio de su cristal, había aprendido un extraño saber, perdido desde que el mundo se hizo sabio, o decía que lo había hecho. Este era el conocimiento interior e intuitivo de los antiguos y de los pueblos primitivos hasta nuestros días. Dijo como su alma era de antiguo linaje, que había vuelto a la tierra una y otra vez aprendiendo las lecciones de la tierra y finalmente ganando la libertad; y que había algunas almas, que no teniendo más necesidad de las lecciones terrenales, venían no a aprender sino a enseñar y creía que ella era una de ellas. Estas, decía ella no tenían un nacimiento ordinario, sino que se encarnaban mágicamente, esperando su hora hasta que las condiciones eran oportunas y entonces se deslizaban dentro.

Fue la mezcla de un bretón y un gales lo que propició las condiciones para que su peculiar alma pudiera venir, dado que ella creía que, de hecho, había sido Morgan Le Fay, la hermana bruja del Rey Arturo y que Merlin había sido su padre adoptivo.

La Madre de Arturo, la reina Uther era una princesa marina de Atlantis, así me contó, y se casó con un marido brutal por meras cuestiones comerciales, de tal manera que las puertas de las islas Tin pudieran abrirse a la gente de su padre. Merlin, que pertenecía al sacerdote atlante, llegó a Gran Bretaña con los barcos del estaño, para dirigir el culto, y Bell Knowle, siendo algo así como la montaña sagrada de la ciudad materna, había sido adaptada para este propósito. Al morir Uther la princesa del
Mar volvió con su gente y esposó a un hombre del clan sagrado y dio a luz a una hija.

Ahora esta hija, como era la costumbre entre ellos, tenía que ser llevada a la casa de las Vírgenes para ser entrenada; ya que a todos los niños del clan sagrado se los llevaba al templo cuando se daba el solsticio de invierno en el año en el que cumplían los siete años, y aquellos a los que se consideraba meritorios se les recluía dentro de los precintos del templo para que fueran entrenados; aquellos que no eran escogidos eran devueltos a sus familias hasta que tuvieran catorce años, y entonces a los varones se les hacía escribas o guerreros según ellos eligiesen, y las doncellas eran dadas en matrimonio a los hombres del clan y la muerte por tortura a aquél que la tomase. De una forma muy estricta se guardaba la sangre sagrada, ya que conllevaba el poder visionario. Pero las sacerdotisas no se casaban con ningún hombre, sino que se emparejaban con los sacerdotes como era requerido para los propósitos mágicos.

Y Morgan Le Fay me contó como llegó a la feminidad en la casa de las vírgenes, guardada y protegida como una abeja reina se le protege, sabiéndose apartada, y con el convencimiento de que las alegrías y los ligazones humanos no eran para ella; y cuando volvió a nacer como hija de Bretón y Celta la memoria permaneció con ella y ningún lazo humano la ató. Hubo momentos, decía cuando era jovencita, en los que buscó el amor, pero su destino se lo prohibía; y en seguida se dio cuenta de su destino y lo aceptó, y entonces la vida fue más fácil. Pero nunca pudo ser muy fácil, pienso, porque estaba en esta vida, pero no era de ella.

Después al llegar el poder de la visión llegó el despertar de la memoria y la vuelta del conocimiento olvidado.

Se consideraba a sí misma una sacerdotisa con los poderes del sacerdocio latente en su alma. Pero no había nadie que le enseñase y le entrenase, nadie que despertase sus poderes, excepto el sacerdote de la
Luna que llegaba a ella por el cristal, y él no era de este mundo.


Poco a poco aprendió y construyó, siempre disminuida por el hecho de que la magia Lunar requiere un aliado, y los aliados son siempre difíciles de encontrar. Así que, pensé yo, tenía razón cuando sentí que representaba el papel del esclavo sacrificado. Le pregunté a boca jarro que cual era la tarea exacta del compañero-aliado de la Sacerdotisa del
Mar, y que le ocurriría al final, y si era sacrificado. Ella contestó que de alguna manera sí, y que de alguna manera no, y que eso era todo lo que me diría. 

Según parecía, la Sacerdotisa del Mar era una especie de pitonisa y los dioses hablaban a través de ella. Siendo pitonisa era negativa, pasiva, no podía hacer magia por sí misma, sino que era un instrumento en las manos de los sacerdotes, y por muy perfecto que un instrumento pueda ser, no era más que un medio si no hay nadie para hacer uso de él.

"Entonces lo que necesitas le dije yo es un sacerdote perfectamente entrenado como director".


"Exactamente"


"¿Dónde vas a encontrarle?"


"Ese es mi problema, ella concluyó"..."





"Pero no me preocupa, " añadió "En estos asuntos el camino se va abriendo en la medida que tú avanzas. Subes un escalón y el siguiente se aplana."
 
"¿Y cuál es el siguiente peldaño?"
 
"El siguiente peldaño, dijo mirando fijamente al fuego sin mirarme a mí, es completar mi entrenamiento".
 
"¿Que es, qué?"
 
"Hacerme mi propia imagen como sacerdotisa..."

 

miércoles, marzo 15, 2017

El Paraíso Perdido....


*******************************************
El Paraiso Perdido
(John Milton)
 *******************************************
"Mejor reinar en el Infierno que servir en el Empíreo..."


"(...)A lo que el Tentador repuso malicioso:
«¿De verdad? ¿Ha dicho Dios, pues, que del fruto
De estos árboles del Paraíso no podéis comer,
Mas os declara Amos de la tierra toda o aire?».
A quien Eva, todavía inmaculada: «Frutos nos permite
De cualquiera de los árboles en el Jardín,
Mas del fruto de este bello Árbol que hay en medio
Del Jardín, ha dicho Dios: “No probaréis
 De él, tampoco lo toquéis, no sea que muráis”».
Apenas lo dijera, breve, cuando más audaz ahora
            El Tentador, mas exhibiendo amor y celo
            Por el hombre, indignación por el agravio,
            Nuevo tono adopta y, cual movido a la pasión,
            Fluctúa perturbado, aún prudente, y teatral
            Se eleva como a dar comienzo a gran materia.
            Como aquellos oradores de renombre, antiguamente,
            En Atenas o en la Roma libre, donde la elocuencia
            Floreció —después silente—, defendiendo causa grande,
            Aguardaba concentrado, mientras cada parte,
            Movimiento, cada gesto, le ganaba audiencia
            Antes que su lengua comenzase épica: demora
            De prefacio no le admite el ansia justiciera.
            Así erguido, removiéndose, alzando envergadura,
            Apasionado el Tentador así empezó:

            «Oh sagrada, sabia, planta que saber otorgas,
            Madre de la ciencia, ahora siento tu poder
            En mí con claridad, no sólo en discernir
            Las cosas en sus causas, sino hallar la vía
            De mayúsculos Agentes, sabios que se piensen.
            Reina de este Universo, no te creas
            Esas amenazas rígidas de muerte, pues no moriréis;
            ¿Cómo así? ¿Por el fruto? Os da la vida
            Del conocimiento. ¿Por quien amenaza? Mírame,
            Pues yo he tocado y he gustado, pero vivo
            Y vida más perfecta he conseguido que el destino
            Quiso, atreviéndome a vencer mi suerte.
            ¿Tendrá cerrado el hombre el camino abierto
            Al animal? ¿O acaso Dios en cólera arderá
            Por travesura tan pequeña, no elogiando,
            Antes bien, tu intrépida virtud, pues ni el daño
            Anunciado de la muerte, sea muerte lo que sea,
            Te impidió aspirar a lo que lleva a vida
            Más dichosa, el Saber del Bien y el Mal.
            ¿Del Bien? ¡Qué justo! ¿Del Mal?, si el Mal
            Existe ¿por qué no conocerlo, por mejor rehuirlo?
            Dios, por ello, no podría haceros daño, siendo justo;
            ¿Justo no?, tampoco Dios; no temido, no escuchado:
            Vuestro miedo de la muerte el miedo mismo extingue.
            ¿Por qué prohibido, pues, sino por asustar?
            ¿Por qué, sino por manteneros bajos e ignorantes,
            Sus devotos?, porque sabe que en el día
            Que comáis de él, vuestros ojos, que parecen claros
            Mas son turbios, se abrirán entonces,
            Claros por completo, y seréis cual Dioses,
            Del Bien y Mal conocedores como ellos.
            Que seáis vosotros Dioses, si hombre yo,
            Hombre interno, expresa proporción:
            De bruto yo a humano; de humanos, Dioses.
            Así, quizá muráis después de todo, desnudándoos
            Del hombre por vestir al Dios: deseable muerte,
            Aunque usada por coacción, no trayendo fin peor.
            ¿Y qué son los Dioses, que no pueda ser el hombre
            Igual, si participa de divinos alimentos?
            Los Dioses fueron antes y usan su ventaja
            Para convencernos de que todo viene de ellos.
            Yo lo dudo, pues veo esta Tierra bella
            Calentada por el Sol, gestando toda especie:
            Ellos nada. Si ellos todo, ¿quién guardó
            En este Árbol el Saber del Bien y el Mal,
            Que así quien come de él, de súbito consigue
            Conocer sin su permiso? ¿Y dónde está
            La ofensa, en que el hombre sepa?
            ¿En qué lo dañaría vuestra ciencia, o este Árbol
            Qué daría en contra de él, si todo es suyo?
            ¿O es envidia, y podrá morar la envidia
            En pecho empíreo? Esta, esta idea y muchas más
            Indican cuánto necesitas el hermoso fruto.
            Diosa humana, toma de él y, libre, pruébalo..."


 "(...)Aquí se tuvo; y el Arcángel pronto estuvo cerca,
            No en su forma celestial, sino cual hombre guarnecido
            Para trato humano; sobre la armadura refulgente,
            Su gonela militar de púrpura fluida le caía
            Más brillante que la melibea, o la púrpura
            De Sarra, que llevaron reyes, héroes en lo antiguo,
            En las épocas de tregua; Iris misma la tiñera.
            Su yelmo astral deshebiliado lo mostraba joven,
            En la cima de su lozanía; a un costado,
            Como en fúlgido zodiaco, la espada le pendía,
            El terror de Satanás, y portaba lanza en mano.
            Se inclinó Adán sumiso; regio el otro, obvió
            La reverencia, declarando así su cometido:
            «Adán, mandato celestial no exige prólogo:
            Baste pues que tus plegarias son oídas y la Muerte,
            Por sentencia merecida al transgredir,
            Hurtada es de su presa muchos días,
            Para ti de gracia, en que podrás arrepentirte
            Y una mala acción cubrir con múltiple bondad.
            Bien puede que, aplacado Dios entonces,
            Del voraz imperativo de la Muerte te redima;
            Mas que sigas habitando en este Paraíso
            No lo acepta. He venido a desterrarte,
            Y expulsarte del Jardín a cultivar la tierra
            De que fuiste tú formado, suelo más acorde..."
 
"Vivamos pues aquí, caídos mas contentos..."