Mundo Fusion

domingo, diciembre 05, 2010

No mires a los ojos de la gente...



Golpes Bajos (No mires a los ojos de la gente)
Una de mis canciones favoritas desde siempre...

Hoy quiero compartir este post que escribí hace ya casi 4 años (10/10/06), y que no llegué a publicar, aunque ya no recuerdo el porqué...
-------------------------------------------------------------------------------------------------
Hay un tema que cada día me preocupa más, sobre todo porque cada vez lo veo en más sitios, personas, ambientes, se trata del "individualismo" y la "desconfianza" que hoy en día existe sobre todo en las grandes ciudades. Me acuerdo cuando era pequeña y la gente se conocía y se saludaba por la calle, si bien es cierto que en muchos pueblos esto era fuente de cotilleo y critiqueo, algo que nunca he soportado, en otras ciudades como Madrid se ha pasado al extremo opuesto. Ya casi nadie saluda, la gente se cruza con sus vecinos, el conductor del autobús, el dependinente de la tienda... y parece que cuesta decir un simple "Hola"...

Llevo ya un tiempo reflexionando bastante sobre esto. Hace unos días leí en uno de los periódicos gratutitos que cojo cada mañana la columna de un escritor en la que hablaba sobre este tema. El contaba que un día había visto a una mujer muy anciana que iba sola cargada con las bolsas de la compra, y con un bastón de una mano y como le habían entrado unas ganas enormes de acercarse a ella y ayudarla o hablar con ella para preguntarle si podía hacer algo por ella, pero en el último momento, justo cuando ya la iba a hablar, no se atrevió, y no porque se le pasaran las ganas de ayudarla, sino por miedo a asustarla, a que ella pensara que lo único que quería era robarla o hacerle daño.
Es un ejemplo más que refleja la gran desconfianza en la que vivimos, rodeados de personas, pero al final teniendo miedo de que cualquiera que se acerque para hablarnos nos quiera hacer daño. Si vas en el autobús y alguien se te sienta al lado cuando aún hay más asientos libres piensas que qué querra, y si ya empieza a hablarte ya si que te empiezas a poner nervioso y piensas a ver cómo te lo quitas de encima. En el metro todo el mundo va mirando para el suelo, teniendo miedo de cruzar su mirada con la de cualquier otra persona...
--------------------------------------------------------------------------------------------------
Bueno, desde que escribí esto ya han pasado más de 4 años, en este tiempo dedicí aplicarme el cuento yo misma y poner en marcha el decir "Hola", el sonreir cuando subo al bus o compro algo en una tienda, y aunque si que es cierto que a veces te cruzas con gente antipática, que ni te contesta, también es verdad que muy a menudo funciona. Creo que en el fondo todos estamos deseando esa mirada amable, esa sonrisa, esa palabra que nos levante el ánimo... y es como una espiral, te das cuenta de que todo es empezar y cada vez te cuesta menos mirar un poco más a los ojos de la gente...

2 Comments:

At 11 diciembre, 2010 05:23, Blogger Nora said...

¡Qué alegría más linda el que hayas regresado, Blanca!
Este post que escribiste hace cuatro años atrás y sin embargo tiene tanta vigencia hoy en día, lamentablemente.

Estoy de acuerdo con tu pensamiento y sensaciones y más aún con que uno tiene que tomar la posta de lo que quiere en la cotidianidad de su vida y lo cierto es que un “Hola” a alguien no le llega a significar nada y a otros tanto, pero lo más importante es lo que nos significa primero a uno y no por egoísmo, sino por cómo lo aplicaremos con el resto.

La inseguridad está instalada en todas partes y hay motivos por los cuales sentir desconfianza, pero no por ello debemos actuar ante los demás pensando qué pensarán (valga redundancia) si me les acerco, sino es como dejar de ser un poco uno mismo y eso no está bueno.

Quizás el metro no sea el mejor testeo para observar a las personas, porque es en compacto de las preocupaciones de este mundo que está girando en contramano.

Es gustazo volver a estar aquí!

HOLA BLANQUITA!!!

 
At 27 enero, 2011 20:35, Blogger Câline said...

Comparto tu punto de vista, las relaciones humanas se han distanciado mucho, cada quien está limitado a su propio grupo/entorno/zona de confort y de allí no sale.
Para nosotros, que vivíamos en una ciudad grande, el choque de mudarnos a un pueblo chico fue tremendo, porque al mes todo el mundo nos conocía y el que no, nos paraba en la calle y se presentaba, jejejeje.

 

Publicar un comentario

<< Home