Mundo Fusion

miércoles, septiembre 20, 2006

Gallo, gallina, capón o sardina...

Ahora que el verano toca a su fin, yo me sigo resistiendo a que la primavera y con ella sus flores me abandonen. En otros lugares del mundo ahora está a punto de comenzar la primavera, así que como en mi mundo las estaciones existen sobre todo dentro de mi, para mi hoy sigue siendo esa estación en la que todo es posible...

Habeis jugado alguna vez a este juego?: "Gallo, gallina, capón o sardina!!!", a mi me encantaba de niña, recuerdo que jugaba con mi hermana Esther cuando éramos pequeñas. Siempre que paseo por el campo y veo amapolas me acuerdo de aquellos maravillosos momentos. Hace un tiempo estuve paseando por un lugar precioso, en el que se extendía ante mis ojos una maravillosa alfombra de amapolas y margaritas.


Y desde ese día quería escribir sobre este juego de mi infancia. El juego consistía en elegir un capullo de amapola, aún totalmente cerrado y sólo viéndolo adivinar de qué se trataba. Yo elegía uno al azar, y lo señalaba mientras gritába "Gallo, gallina, capón o sardina!!!". Entonces mi hermana decía lo que creía que era y separábamos un poco la parte verde para ver el color, así hasta que ella acertaba qué era, luego invertíamos los papeles...


Si el color era de un rojo intenso es que entonces era "gallo", si era rojo pálido entonces era "gallina", un rosa claro indicaba que se trataba de un "capón", y el blanco es que aún era "sardina"...

En fin, que así contado puede parecer una tontería de juego, pero a nosotras nos encantaba, nos podíamos pasar un buen rato jugando y riéndonos, es increible el darse cuenta de con qué cosas tan sencillas te puedes divertir cuando eres niño, luego supongo que uno crece y se olvida de aquellos mágicos instantes, cuando todo era tan sencillo, y todo parecía ser posible. Como veis siempre me resisto a crecer y sigo aún hoy en día recordando con nostalgia y enorme cariño aquellos preciosos instantes de mi niñez.

Hoy aún es primavera y sigo siendo una niña, al menos en mi imaginación...

30 Comments:

At 20 septiembre, 2006 12:30, Blogger Bottonpop said...

Qué bonito, Blanca! Gracias por ser así... creo haber encontrado, entonces, otra Peter Pan... Yo también me resisto a crecer, me resisto a que aquellos recuerdos de mi infancia se tachen con valores y obligaciones de este mundo de mayores, me resisto a que mi creencia en las hadas tenga que ser olvidada y convertirme en una persona con digna moral, me resisto a no poder seguir jugando a la pisa (cuando me encuentro alguna pintada por la calle, tengo que tirar una piedra y saltar en ella)... Aún yo sigo durmiendo con mis hermanas en eternas alfombras de amapolas y margaritas...
Un fuerte beso...

 
At 20 septiembre, 2006 13:04, Blogger Paula said...

Hola Blanca!!!!! Cuánta falta me hacía pasar por estos lados, leerte y dejarme llevar por tus palabras, viajar con ellas a ése campo de amapolas...
Por estos lados la primavera recién comienza y seguro la recibiré contenta, con alma de niña. Un beso enorme!

 
At 20 septiembre, 2006 14:55, Blogger Câline said...

Esa magia que vivimos es muy difícil de soltar... y mejor es no soltarla. ¿Qué es mejor que recordar y sentirnos como niños?
Esos campos de flores son muy hermosos y el juego me ha encantado!!
Muchísimas gracias por compartirlos!
Un abrazo!!

 
At 20 septiembre, 2006 14:57, Blogger Esther said...

Siempre es primavera en tu corazón, así que el frío del invierno no puede dejar su huella en él!!!
Cómo disfrutábamos con esto!!! Qué pena que cada vez haya menos amapolas. Cuando vamos juntas a jugar a este juego¿?
Te acuerdas que tb nos gustaba mucho quitar las pieles de los garbanzos cuando todavía estaban verdes¿? Qué tiempos aquellos.
Muchos Besos.

 
At 20 septiembre, 2006 15:14, Blogger Beatriz said...

Qué curioso! Yo no conocía ese juego. Chica de ciudad que soy :p Y JL me lo enseñó y siempre que hay amapolas me pregunta: ¿rojo o rosa? Toda esa parrafada vuestra no, sólo rojo o rosa. Yo siempre digo rojo y gano. Rosa, mira que dudo mucho que salga una rosa :p

 
At 20 septiembre, 2006 15:20, Blogger Masmi said...

Hola,
he descubierto tu blog buscando información del concierto de Ara Malikian en el Templo de Debod. Yo también fui y tambien me gusto muchísimo.
Me ha gustado mucho como escribes y sobre lo que escribes.
Por cierto, yo tambien fui al concierto de la 9ª sinfonia de Beethoven en la plaza Mayor.
Y también he visto que tienes contacto con Lolita Blahnik, que a su vez está relacionada con Supersonic Girl, que es amiga mia. La blogosfera es un pañuelo.
Un saludo.

 
At 20 septiembre, 2006 16:35, Blogger almayer said...

las autoridades sanitarias recomiendan el abuso de esas sensaciones que nos arrastran a la niñez.
besos

 
At 20 septiembre, 2006 17:59, Blogger Letti said...

Pero que bonitas son las amapolas.
Esas imágenes me han hecho viajar por un momento en el tiempo.
Gracias!

 
At 20 septiembre, 2006 18:52, Blogger eMe said...

...no conocía ese juego, pero la próxima vez que pasee por un campo de amapolas jugaré...besazos

 
At 20 septiembre, 2006 19:03, Blogger Lunaria said...

Yo, al igual que eme. tampoco lo conocía. Qué buenos recuerdos tenemos de nuestra infancia. Estoy segura que nunca se nos olvidarán y siempre al recordarlos dibujaremos una sonrisa en la cara.
Un besote.

 
At 20 septiembre, 2006 20:53, Blogger Fernando said...

Te has puesto de acuerdo con Lunaria para que dejemos salir el niño que hay en nosotros, ..., eso está bien :-)
Preciosas las fotos, y respecto al juego no lo conocía, es más no sabía que el capullo de amapola podía tener tantos colores, siempre la he visto abierta. Siempre se aprende algo :-)

 
At 20 septiembre, 2006 23:40, Blogger mart said...

Wow Blanca! gallo,gallina,capón o sardina...cuantas veces he jugado a esto entre campos de amapolas con los amigos de mi infancia!! cuando quieras jugamos...antes de que se acaben las amapolas...
Un abrazo.

 
At 21 septiembre, 2006 00:46, Anonymous xienra said...

Combinas recuerdos y colores para retrotraernos, y a fe que lo consigues. Con esta nota de color nostálgico, me has sorprendido y emocionado. Alguien muy querido para mi lleva el nombre de esas flores.

Yo tambien jugaba, claro que si...

 
At 21 septiembre, 2006 01:17, Blogger Gladys Ames said...

que lindo post... a mi me pasa iwal, soy la niña que se esconde detras de la mujer...
hace poco publique un post que se titula "niña por siempre"... si algun dia tienes tiempo puedes verlo... ;) habla un poco de eso..
es que.. ahhh... ser niña es genial!! pero ser mujer es entender y aceptar que nunca se dejara de ser niña..

cuidate.. un abrazo..
dulcemente..... -Gladys Ames-

 
At 21 septiembre, 2006 01:53, Blogger g£©kø said...

muy interesante tu blog, estare seguido por aqui, gracias por tu coment :)

 
At 21 septiembre, 2006 09:53, Anonymous bylau said...

Aquí, en mi tierra, a ese juego le llamábamos "pollo, pollito o gallina" y lo hacíamos con ramitas de árboles de la calle (por desgracia aquí no hay campos de amapolas...)

A veces recuerdo esos días y lo que nos podíamos llegar a reír con un juego tan simple... qué momentos!

Un besooo

 
At 21 septiembre, 2006 11:06, Blogger xOsse said...

que bonita es la infancia en el campo... lástima que ahora se pase delante de la tele y la consola ¿añorarán eso cuando sean mayores?

BLOG AND ROLL

compuntoes

 
At 21 septiembre, 2006 13:08, Anonymous Anónimo said...

Que existan las estaciones “sobre todo dentro de” ti no es mala cosa. Demostraría que no te gustan demasiado los convencionalismos. Pero el ciclo natural no es ninguna convención. Las cosechas, las flores, el frío y el calor son sus signos externos. Los internos, son más subjetivos. El uso de la chaquetilla o la trenka, el biquini o el saquito, el sudor o la tiritona, van por barrios, aunque ahora nos asombramos de que haga mucha calor en verano y mucho frío en invierno. Lo extraño, digo yo, es que fuera al revés. A propósito de esto, escribí hace algún tiempo sobre la figura del burgués climático. Según su creador, Florenci Rey, cuando le plantean si hace más calor ahora que antes o es que soportamos peor el calor, él es de la opinión de que ahora soportamos peor el calor y también soportamos más calor. En su criterio, las ciudades crecen, generan y albergan más calor del que luego no pueden liberarse con facilidad durante la noche. Nosotros vivimos en un mundo acondicionado, en el que disponemos (quien los tenga) de aparatos de aire acondicionado en casa, en los transportes públicos, en los lugares de trabajo, en los comercios y establecimientos en general. Todos perfectamente acondicionados, incluso demasiado. La conclusión es que se está estrechando alarmantemente nuestro umbral térmico, tanto en invierno como en verano y las condiciones climáticas de toda la vida nos parecen ahora agresivas. Habría nacido así el burgués climático .
De todas formas, con lo del cambio climático mucho me temo que se va a jorobar un tanto el invento de las estaciones, con lo cual, eso que llevas ganado.
EPV

 
At 21 septiembre, 2006 13:42, Blogger Bohemia said...

La primavera volverá, aunque francamente, yo creo que vive en ti...

 
At 21 septiembre, 2006 13:47, Anonymous respiro said...

Me ha encantado este post! Puedo decirte que conozco el juego?? Pero el mio sólo consistía en adivinar el color....

Cuando eramos niños no existían problemas o al menos nos los veíamos con tanta gravedad!! Comparto contigo la idea de seguir siendo niña... De llevarla por dentro y de vez en cuando "jugar" y perder la noción del tiempo...

un besazo!!!

 
At 21 septiembre, 2006 13:53, Blogger aPerfectCircle said...

Ando de paseo... muy bueno tu Blog y excelente el post. sobre "Deseando Amar"

 
At 21 septiembre, 2006 16:43, Anonymous Yo y mis reclamos said...

Blanca:
que gusto venir a tu casa colorida e impregnado de primavera. Quiero tanto estar en contacto con gente como ustedes, como tú, como Clarissa, René y tantos otros...
quiero estar aquí y allá..Llenarme de experiencias de otros, que al leerlas y comnetarlas, también se hacen parte de nosotros..
y gracias por ir a mi casa.. espero que sigamos "viéndonos".
Saludos
Pamela

 
At 21 septiembre, 2006 18:43, Anonymous RENÉ said...

blanca..amiga..
sabes? creo que casi todos los años espero la primavera..
el colorido´´los pajarillos trinan con fuerza..árbloes se comienzan a vestir..
¡¡todo cobra vida!.
el clima es mejor creo..me refiero a la primavera en la montaña..luego de un frío y crudo invierno..
muchos cariños rené

 
At 21 septiembre, 2006 18:48, Anonymous Tomas said...

Vaya, ese juego yo no lo conocía y me hace mucha gracia el verso :-)
Como dices, no hay que perder nunca la inocencia de un niño, y a fin de cuentas está en nosotros la capacidad de resistirse a las preocupaciones "de mayores" ¿no?

Un beso, princesa

 
At 21 septiembre, 2006 19:29, Anonymous clarissa said...

Tampoco conocía yo el juego pero lo que sí has hecho es devolverme a la memoria esa cuadro tan precioso de Claude Monet "Las amapolas" que es casi tan precioso como tu post y tus imágenes.
Besos,

 
At 21 septiembre, 2006 21:15, Blogger Mª. Antonia Moreno said...

En Argentina es primavera...
sigue así, teniendo el corazón joven. preciosas fotos y preciosos recuerdos.
un beso

 
At 21 septiembre, 2006 21:37, Blogger malatesta said...

Aquí nos lanzábamos gramíneas, y según el número de las que se nos quedaban en la ropa, así íbamos a tener más o menos novias. A mí no se me quedaban muchas, y así me fue, je, je.

 
At 22 septiembre, 2006 19:09, Blogger ainhoa said...

Síííííí¡ Yo también lo hacía, pero no recuerdo si lo que deciamos era lo de Gallo, gallina... Yo ahora con los niños recuerdo un montón de aquellos juegos.

Un beso

 
At 25 septiembre, 2006 00:33, Blogger Lolita Blahnik said...

Preciosa la ultima foto

 
At 04 octubre, 2006 05:24, Blogger Prismatico said...

Publicas muy buenas fotos y el fondo esta muy fregon salu2

 

Publicar un comentario

<< Home