Mundo Fusion

miércoles, junio 07, 2006

Las recetas de la abuela...

Hoy quiero hablaros de los libros de cocina que seguro utilizaban muchas de nuestras abuelas en su época. Los editaba la Editorial Molino allá por el año 1943 y formaban parte de la "Biblioteca El Ama de Casa". Cada libro estaba dedicado a un plato de cocina y constaba de las 125 mejores recetas para prepararlos.






Hay que ver cómo han cambiado los tiempos desde aquella época, sobre todo para nosotras, así se presentaba la colección en la contraportada:


Biblioteca El Ama de Casa

"Esta colección, destinada principalmente a las amas de casa, a quienes trata de resolver el diario problema que presenta la cocina, ha sido planeada en forma completamente nueva, reuniendo en volúmenes de 64 páginas una selección de 125 recetas sobre un mismo alimento. Así, entre los títulos ya publicados, figuran las recetas para preparar de ciento veinticinco formas distintas: huevos, pescados, pollos, dulces, caza, ensaladas, helados, salsas y platos fríos.

La reunión de estos volúmenes permitirá a toda ama de casa solucionar en un momento dado, el problema que origina la llegada de un invitado a quien no se esperaba, la necesidad de preparar precipitadamente la comida, el tener que limitarse a un producto alimenticio cuya repetición puede llegar a producir hastío en el esposo.

Todas estas recetas han sido elegidas con el mayor cuidado, y su preparación está al alcance de la mujer más inexperta, quien, con ayuda de estos tomitos, podrá convertirse en una excelente cocinera."


Os dejo una receta que yo siempe había querido conocer y que la he encontrado en el libro sobre "Las patatas"...

Patatas a la Holandesa

Se rehogan en una cacerola, con manteca, cebolla y tomate, finamente picados; luego se echan las patatas a ruedas algo gruesas, para que se conserven enteras. Cuando se les haya dado unas vueltas, se les echa un octavo de litro de leche por kilogramo de patatas y un poco de queso rallado.
Cuando hayan cocido un poco y estén tiernas, se apartan y se les agrega una yema de huevo duro desleída en leche, otra cruda y una cucharada de manteca.
Echo esto, se cubren de queso rallado, se doran en el horno y se sirven calientes.

Creo que un día de estos voy a probar a hacerlas. ya os contaré...

7 Comments:

At 08 junio, 2006 02:49, Blogger Câline said...

Caramba... son documentos históricos, realmente. Las recetas de estos libros antiguos son infalibles, pero, gracias a Dios, yo tengo mi cocinero en casa que es el que resuelve la comida de los "invitados inesperados" o "varía las preparaciones, para no provocar el hastío" de su esposa, jejeje...
...y así será mientras el perro no aprenda a cocinar :P

De todas maneras, me confieso... siempre me han salvado de esos trances difíciles los libros de recetas... Son como tesoros en casa.

 
At 08 junio, 2006 09:56, Anonymous fjprado said...

Si, muchos de esos libros tenían muy buenas recetas. De hecho existen reediciones de libros parecidos, aunque posiblemente con otros prólogos ;-)
Llama también la atención la introducción que has copiado, eran otros tiempos, aunque no del todo superados.
Pero bueno, hoy en día en muchos casos las parejas se "igualan", ya no cocina ni él ni ella, sino que se come fuera o se tira de precocinados, lo cual es socorrido a veces, pero de forma continuada es una pena, por la perdida de riqueza gastronómica y nutritiva que supone ...
Nosotros, por si acaso tenemos varios libros de recetas, son bastante socorridos.

 
At 08 junio, 2006 10:20, Blogger JLPA said...

Curioso, curioso! Estoy de acuerdo con Fernando de que hoy en día las parejas muchas veces se "igualan" sobre todo cuando ambos no tienen mucha idea de cocina y tienen que tirar de precocinados. Doy fé ;-)

Interesantes los libros antiguos para comprobar la evolución del pensamiento.

 
At 08 junio, 2006 15:33, Anonymous patri said...

Yo quiero esos libritos de recetas!!!!

 
At 08 junio, 2006 21:56, Blogger Beatriz said...

Está claro que los tiempos han cambiado. Y es curioso sacar estos libros de nuestras abuelas y madres. En casa de mi abuela estuvimos hace unos meses ojeando unos libros sobre el matrimonio y los consejos a la mujer, claro, para tenerlo todo dispuesto para su marido y sus hijos.

Me gusta más la igualdad y compartir platos precocinados :)

 
At 09 junio, 2006 22:17, Anonymous Tomas said...

Ya lo de la igualdad está muy bien, pero eso de llegar a casa y que esté la comida preparada... :-)

Es broma, es bromaaa. Esto me recuerda también un utensilio de la época para hacer churros que estuvimos viendo con unos amigos con frases de calado similar: "la maneja una niña" (la versión nueva es http://us.st11.yimg.com/us.st.yimg.com/I/amigofoods_1897_35194989 pero no tiene tanto encanto)

Besos

 
At 10 junio, 2006 00:50, Blogger Lolita Blahnik said...

"el tener que limitarse a un producto alimenticio cuya repetición puede llegar a producir hastío en el esposo"
..`pobre esposo....
Ahora en serio, esos libros tienen que estar muy bien, me gustan muchisimo

 

Publicar un comentario

<< Home