Mundo Fusion

viernes, agosto 11, 2006

Himno a la Alegría...


Beethoven Symphony Nº9 (Himno a la Alegría)


Ayer estuve en el concierto de la 9ª Sinfonía de Beethoven que el Ayuntamiento de Madrid organizó en la Plaza Mayor. Para mi la música es tan importante..., casi todos los momentos de mi vida que guardo en la memoria los asocio con una canción, una melodía, aunque en aquel preciso instante no la hubiera habido, yo se la he añadido después en mis recuerdos. Cerrad por unos instantes los ojos y ojalá podais transportaros a ese mundo soñado en el que yo ayer estuve durante el rato que duró el concierto...

La verdad es que siempre había tenido ganas de escuchar más música clásica, aunque nunca encontraba el momento. Pues bien, creo que ha llegado, desde que aquel día en el metro escuché a aquel maravilloso músico desconocido tocando aquella preciosa melodía de música clásica, ya no he podido quitarme de la cabeza el seguir escuchando y conociendo. Así que cuando el mes pasado me enteré de que iban a tocar la 9ª Sinfonía en la Plaza Mayor de Madrid, pensé que no me lo podía perder.

El día anterior quedé con varios de mis amigos para escuchar y comentar un poco sobre lo que íbamos a escuchar al día siguiente, JLPA fue logrando que nos metiéramos más y más en la melodía, explicándonos lo que había querido transmitir Beethoven con ella. Menos mal, porque a pesar de que tanto la orquesta como el coro eran maravillosos, la acústica en la Plaza Mayor dejaba bastante que desear, y era difícil poder abstraerse del murmullo de la gente, de lo bajito que se oía la música, de los bares de debajo de los soportales... Yo durante algunos instantes cerré los ojos para luego poder contemplar cómo una perfecta luna llena empezaba a iluminar la plaza, fue como algo mágico, justo cuando el concierto llegaba a su fin, la luna llena se divisaba en todo su esplendor por encima de la plaza, sobrevolando a todas las personas que nos habíamos reunido allí para disfrutar de un himno a la alegría, a la paz, a la amistad, al amor...


Hoy he estado todo el día dándole vueltas, tratando de imaginarme lo que debió de sentir Beethoven mientras la componía dentro de su cabeza, y es que como ya sabreis nunca pudo escuchar una sola nota de la gran obra que había creado. Fue su última aparición en público, cuando concluyó la sinfonía y todo el teatro estalló en aplausos, él aún seguía de espaldas al público, su sordera era total, una solista alzó el brazo del genio y lo giró para que pudiera contemplar cómo todo el público se había puesto en pie y aplaudía sin cesar, imaginaos lo que debió sentir, me lo imagino llorando en aquel instante, sin poder oir los aplausos de la gente, ni haber podido escuchar su maravillosa sinfonía, aunque él tenía todas las notas en su cabeza... En el testamento que dejó escrito, explicaba a sus hermanos el por qué de su amargura, sus palabras me han sobrecogido...
"...que gran humillación experimentaba
cuando alguien estaba a mi lado
oyendo desde lejos la flauta mientras yo,
por el contrario, no podía oir nada...
tales situaciones me llevaron al borde de la desesperación
y faltó muy poco para que acabara con mi vida.
Sólo la fuerza del arte me retuvo"

Para mi es un ejemplo a seguir, perdió lo que se supone era imprescindible para poder crear música, y nos demostró a todos que no fue así, me puedo imaginar su dolor y sufrimiento al sentirse privado de poder escuchar y disfrutar su propia música, creo que era un luchador, un genio, un "revolucionario" en el mundo de la música, alguien que sorprendió en su época y aún lo sigue haciendo y se atrevió a cambiar, se arriesgó a crear algo totalmente nuevo y nunca imaginado en aquella época, fue un auténtico luchador, es imposible resistirse a su fuerza...

Creo que se disfruta mucho más de las cosas cuando sabes y entiendes un poco lo que significan, el por qué, y luego ya sólamente cierras los ojos y te dejas llevar por la música... No trato de contaros aquí sobre qué va la obra, ni la vida de Beethoven, sólo espero que al menos haya conseguido "picar" un poco vuestra curiosidad para que os acerqueis a conocerlo, yo seguiré profundizando poco a poco en su vida, en su música...

Os dejo también la letra traducida al español, todo un canto a la Alegría y a la Amistad...
Alegría! Alegría, bella chispa divina,
hija del Eliseo,
entramos ardientes de embriaguez,
¡oh, celeste!, en tu santuario.
Tu magia anuda los lazos
Que la rígida moda rompiera;
Y todos los hombres serán hermanos
bajo tus dulces alas bienhechoras.
Quien tuvo el golpe de suerte
De tener la amistad de un amigo cierto,
Quien ha conquistado una noble mujer,
Que una su voz de júbilo a la nuestra.
Si, que venga aquél que en la Tierra
Pueda llamar siquiera suya un alma,
Pero, quien jamás lo ha logrado
Que se aleje llorando de nuestro grupillo.
Se verte la alegría para todos los seres
Por todas las fontanas de la naturaleza;
Todas las criaturas, buenas o malvadas,
Siguen su camino de rosas.
Ella nos dio los besos y los vinos,
Y un buen amigo probado hasta la muerte;
Al pequeño gusano se dio la voluptuosidad
Como al querubín que está ante Dios.
Alegres, como vuelan sus soles
A través de la espléndida bóveda celeste,
Corred, hermanos, seguid vuestra senda,
Alegres como el héroe hacia la victoria.
¡Abrazaos, millones de seres!
¡Este beso para el mundo entero!
Hermanos, sobre la bóveda de las estrellas
Seguramente debe habitar un Padre amado.
¿Os venís abajo, millones de seres?
¿Mundo, presientes al Creador?
¡Búscalo por encima de las estrellas,
allí debe estar Su morada!

11 Comments:

At 12 agosto, 2006 03:57, Anonymous clarissa said...

Qué bonita experiencia la tuya! Beethoven en la plaza Mayor!
Tengo tantos recuerdos asociados con sus sinfonías: la quinta es preciosa y la sexta, la pastoral, es sorprendentemente serena.
Gracias Blanca, por acercarnos esa música sublime.
Besos,

 
At 12 agosto, 2006 09:33, Blogger Lunaria said...

He de reconocer que últimamente no escucho nada de música clásica. Pero me gusta mucho. Mi maridín compró hace algún tiempo una colección de 100 cd con una buena recopilación de los temas más conocidos y de vez en cuando la pone cuando pinta un cuadro. Dice que es lo máximo para relajarse y abstraerse de todo: pintar mientras escuchas música clásica.

 
At 12 agosto, 2006 09:39, Blogger koletta-1 said...

Descubrí a Beethoven con su obra Para Elisa. Me encantó. Y a partir de ahí, me aficioné a la música clásica y fui escuchando a Mozart (que me parece un genio), Vivaldi, Dvorak.... Momentos especialmente placenteros: leer un libro y escuchar musica clásica de fondo.

 
At 12 agosto, 2006 12:30, Blogger Bottonpop said...

Gracias por acercarnos la música clásica. A veces, por desconocimiento, por ignorancia... pasa desapercibida a los oídos de aquellos quienes se acomodan en acordes y melodías facilonas... Los clásicos siempre serán los mejores. Asentaron una gran base de la cual poder partir.
La quinta sinfonía y Para Elisa (con la cual comencé a tocar el piano) son espectaculares.

 
At 12 agosto, 2006 17:03, Anonymous RENÉ said...

blanca...¡¡que suerte tienes amiga!!!!!
hoy te hubiese cambiado la plaza mayor por la montaña..
..sabes ? cuando pintaba al óleo lo hacía escuchando sólo música cásica..
intentaré oi´r tu música..pero este ordenador...
en fin..luego me iré a tocar el piano un rato..ya que me quedé la noche escribiendo..
un abrazo grande..rené

 
At 12 agosto, 2006 23:11, Blogger CABINA AÉREA said...

.....total y absolutamente inolvidable!!!
Bravo por tí, amiga

 
At 13 agosto, 2006 01:04, Blogger Câline said...

La Luna ha estado impactante esta semana. Creo que ha brillado para todos nosotros de una manera especial, calmando desasosiegos, embelleciendo (si cabe) un concierto para ti, iluminando la noche y el camino de quienes regresan tarde.
Es lindo pensar que, aunque estamos tan lejos, vemos la misma Luna.
Un abrazo.

 
At 13 agosto, 2006 10:55, Anonymous xienra said...

La sordera es muy dura siendo una personal normal, así que en las circunstancias de este hombre debio de ser terrible. Cuanto talento y cuanta sensibilidad hay en esa musica...

 
At 14 agosto, 2006 09:03, Blogger Loc@ said...

Lo mejor, para mí, del concierto que se viene celebrando en la Plaza Mayor anualmente, es lo que representa, el aunamiento entre músicos israelíes y palestinos. Su prédica por la paz.
Un abrazo compartido PAQUITA

 
At 18 agosto, 2006 18:18, Blogger JLPA said...

Me alegro que Beethoven y su Oda a la Fleheit (Alegría/Libertad) siga llenando plazas y agradando a oídos. Su Novena Sinfonía es un verdadero momumento. ¿Sabías que la partitura original está guardada y archivada como Patrimonio de la Humanidad?. La Humanidad aún debe seguir permeable a esa Melodía Sagrada, la Melodía Creadora, la remota, la profunda.

 
At 29 agosto, 2006 19:39, Blogger Fernando said...

Estuvo muy bien la experiencia. Hemos de repetirlas más a menudo, y si es con audiciones comentadas con anterioridad, mejor que mejor. La verdad es que se escucha de otra forma la música cuando se ha escuchado y comentado antes. Tendremos que volver a ficher a JLPA :-)

 

Publicar un comentario

<< Home